¿Habrá Paz en el Medio Oriente?


090203-Jewish-peace-1[1]Daniel Castro Aniyar

Creo que es muy posible. Y voy a decir porqué.

El acuerdo marco entre israelíes y palestinos debe terminarse en Mayo de este año. Para ello, la Unión Europea condiciona a Israel a que firme un acuerdo de paz o, en represalia, suspendería todas las operaciones comerciales con ese país. Israel está interesado, hoy más que nunca, en firmar tal acuerdo. De lo contrario, según Lapid, su ministro de Finanzas, Israel vería caer la tercera parte de su economía. Esto es: recortes radicales en educación, en seguridad social, despidos y una cadena de contratos comerciales e industriales de final imprevisible.

Así que Israel, le guste o no, tiene que firmar el acuerdo marco que impulsan los EEUU. Aunque a Israel no le falta autoestima para sobreponerse a los peores contextos militares o económicos, quizás esta vez no haga falta tanto heroísmo.

Para el gobierno israelí y su parlamento no es un asunto de no querer firmar el acuerdo marco. Hay demasiadas pruebas de que han ofrecido hasta el cielo a los palestinos, como hizo Barak en el 2000. Pero es difícil ofrecer paz a una contraparte cuyo objetivo es ver desaparecer del mapa a Israel. Así que el objetivo de las represalias europeas es otro: impedir que Israel pueda seguir corriendo la arruga.

Palestina, por su parte, perdería menos con un embargo europeo. A pesar de que sus relaciones con Israel y occidente les han permitido un crecimiento económico envidiable en el Medio Oriente, no dependen tanto de sus exportaciones como los israelíes. Así que la presión europea no vale lo mismo en ambas partes. El embargo le da mucho poder a los Palestinos, quienes ven a los israelíes más urgidos por firmar y, podrían darse ellos nuevamente el lujo de no firmar, como en el 2000.

Pero no es menos cierto que Abbas tiene, por la misma razón, la posibilidad de pasar a la historia y convertirse un líder de su pueblo (liderazgo hoy discutido con Hamas y con el ascenso de nuevos grupos terroristas). La buena noticia es que Abbas ha dejado ver que esa es su apuesta real: aprovechar esta oportunidad y acabar con la guerra de una vez por todas.

Israelíes de mucha influencia, como el mismo Shimon Peres, le creen.paz-palestina

Además Irán ya lo dejó dicho, luego de una larga discusión con los palestinos: reconocerán la existencia de Israel, si los palestinos firman la paz. Para ambos, para los palestinos de Abbas y los iraníes, es una ocasión de oro para destronar el gobierno de facto de Hamas en Gaza, hoy en su peor momento. Irán no ha perdonado el apoyo que inicialmente le dio Hamas a la subversión siria.

Así que, las cosas caminan hacia acuerdos importantes. Tanto es así que un grupo de empresarios influyentes israelíes y palestinos acaban de contratar los servicios millonarios de una importante agencia publicitaria para promover en ambos pueblos los beneficios de un acuerdo de paz. Quieren condicionar a Abbas y a Netanyahu en firmar el acuerdo marco, y que sus pueblos les apoyen. La campaña, que está a punto de salir, dice a palestinos e israelíes que son “pueblos fuertes que no temen a la paz y a su nuevo destino”.

Estamos en un momento en el que las cosas sí pueden dar un giro hacia la paz.

¿Se lo imaginan?

Anuncios