Gaza 2014: Cifras frías.

Daniel Castro Aniyar

1. Si la cúpula de hierro, el sistema israelí de destrucción de misiles de corto alcance, no hubiese existido, ni tampoco los refugios antiaéreos -como no existen en Gaza para sus civiles, sino solo para los jefes militares-, hubieran muerto 454.475 civiles israelíes de todas las proveniencias étnicas y religiones. 1024px-SderotBurningFactory1

La cuenta es simple. Solo en el 2014, Hamas lanzó más de 3055 misiles. 2200 de la familia de Qassams y WS 1E, de un promedio de 10 mts2 cuadrados de destrucción (entre 5 y 22 Kg. de explosivos), unos 40 Grads de 45 Kg. y cerca de 775 Fajr5 de 90 Kg. (es decir entre 20 y 50 mts2 de destrucción) y, finalmente, unos 40 M-302 con 175 Kg. (cerca de 360 mts2 de destrucción). El número de tipos de misiles y su radio de acción es estimable según la información de prensa sobre lanzamientos, objetivos civiles y alarmas antiaéreas. No se cuentan los morteros, que fueron los que efectivamente mataron a varios israelíes ese año. Todos los lanzamientos, menos uno, fueron dirigidos a importantes centros poblados por civiles.

La densidad israelí de las grandes ciudades es de un promedio de 7 hab./mts2, de modo que los ataques hubieran matado cerca de 454.475 civiles israelíes, entre niños mujeres, ancianos y hombres, de todas las proveniencias étnicas y religiones.

Las Fuerzas de Defensa Israelíes, disparando de manera selectiva a las lanzaderas de esos misiles y a sus jefes, advirtiendo de manera muy insistente a la población palestina que se retire, incluso reprimiendo ataques cuando los jefes islamistas lograban rodearse de un peligroso escudo humano, han producido cerca de 2000 bajas. Este cálculo no incluye el análisis de la BBC que cree que la cifra está sobrestimada.

La mayor diferencia visible es que la población israelí es protegida y la de Gaza expuesta a la guerra.

La nocividad de Hamas es por tanto, visto desde la perspectiva civil, 22.723 % mayor que la israelí, solo en estos cálculos.

2. No es verdad que Gaza, con solo 4,6 habitantes por Mts2, es la porción más densamente poblada de la tierra, tal como lo ratificó el Prof. Alan Dershowitz del Gatestone Institute. Para el Prof. como para cualquier observador de la zona, es evidente que hay largos espacios bastante despoblados al Sur de Ciudad de Gaza y al Este y Sur de la franja, precisamente, donde las Fuerzas de Defensa Israelí han pedido a la población gazaní que se desplace durante los ataques.

De tal modo que, si el gobierno de Hamas hubiese construido aunque sea un solo túnel de terror para refugiar a sus hermanos musulmanes y no obligarles a que se queden en sus casas aterrorizándoles con el fin de que Israel los inmole, hubieran muerto mucho menos palestinos. Vamos a usar la tasa de desplazamiento de árabes de la Guerra del 48 (la más defendida por los palestinos), que es de un 54,7%. Si Hamas hubiera promovido el desplazamiento de al menos, un 54,7% de su población, se hubiesen salvado 1093 personas, entre niños, mujeres, ancianos y hombres.

Como Hamas no hizo esto, su real nocividad asciende hasta un 45.447% sobre la israelí, solo en estos cálculos.

3. Hubo dos ataques de Hamas que no están incluidos en estas cuentas. El ataque al puerto de Ashdod, realizado por nada menos que un dron teledirigido por Hamas y lleno de explosivos con una capacidad estimable de destrucción de 100 mts2. Israel lo destruyó en el aire con misiles patriots. Y el ataque a la Central Nuclear de Dimona el 8 de Julio del 2014, el cual hubiera producido, según cuentas de un analista del Teheran Times, unos 18 millones de muertos, esto es, entre niños, mujeres, ancianos y hombres, de todas las proveniencias étnicas, religiones y al menos tres naciones. El ataque fue destruido en la noche de ese día por la cúpula de hierro. Ambos ataques de Hamas, sumados, hubieran asesinado a 18.000.700 civiles, con total y absoluta alevosía.

La nocividad de Hamas hubiese ascendido a 900.035% sobre la israelí.

No es de sorprender que el propio representante Palestino ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, Ibrahim Khreisheh, aterrado con lo que sucede en su propio pueblo, acusa a Hamas de crímenes de guerra y sí reconozca que Israel procura proteger a los civiles de Gaza.

4. El argumento de los que defienden a Hamas es que éstos “reaccionan” ante los ataques “desproporcionados” israelíes. Olvidan convenientemente que todas las guerras contra Israel, incluyendo ésta, fueron iniciadas por los árabes, por los ahora palestinos, y no por Israel. Olvidan que en la Carta Fundacional de Hamas no se habla de “reacción” sino de asesinar judíos, recuperar Jerusalén por razones religiosas, y dominar a las demás religiones. Olvidan que Gaza no es un territorio ocupado sino entregado a los palestinos en el 2004. Pero, a la luz de las declaratorias de parte y los simples cálculos que aquí se exponen, Hamas tiene el incontestable objetivo de aniquilar a los judíos, controlar el mundo por la vía del terror en nombre del Islam y provocar un genocidio. Acusan a Israel de lo que ellos mismos quieren hacer.

Igual hacen Boko Haram y el nuevo Califato Islámico. Detrás de ellos, en gustosa complicidad, aplauden emocionados gobiernos como los de Irán, Turquía, Qatar y Venezuela. Aplauden y musitan que hay que aceptar de algún modo estas “resistencias” que son la “reacción” a las incursiones militares occidentales y la eterna Israel, cuna de todos los males sobre la Tierra. Cierta izquierda aplaude a estas “resistencias”, así como numerosos medios y políticos que no quieren verse acusados de pro-israelíes por un conflicto que, a fin de cuentas, aun no entienden. Afortunadamente, Egipto, Arabia Saudita y, recientemente, la misma Autoridad Palestina, ya reconocen en bullicioso secreto que el verdadero enemigo no es Israel.

Los gobiernos como el de Irán, Turquía, Qatar y Venezuela, así como esta nueva y obtusa izquierda, piensan como un médico sin diploma: el cáncer es el resultado de tanto fumar y, si se deja de fumar, desaparecerá el cáncer. Y allí nos quedamos, haciendo discursos, mientras el cáncer se extiende.

La nocividad del islamismo radical dejó de tener el aspecto “ingenuo” que tuvo por tantos años, incluso a pesar del 11S. Ahora muestra lo que nunca ha escondido: el simple deseo de dominar el mundo por el terror.

Yo imagino otro mundo para mis hijos. Uno en que, al menos la izquierda, aun guardarropas del humanismo moderno, se arrepienta del agua que derrama, como ya tantas veces ha sucedido en la Historia Contemporánea. Aunque puede que sea tarde. No lo sé.

Fuentes:
http://www.gatestoneinstitute.org/4580/gaza-population-density
http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/08/140808_gaza_israel_numero_victimas_hr.shtml
http://www.idfblog.com/facts-figures/rocket-attacks-toward-israel/
http://www.teinteresa.es/politica/diplomatico-palestino-Hamas-crimenes-humanidad_0_1174684509.html
http://www.jpost.com/Operation-Protective-Edge/Rocket-alert-sirens-sound-in-Zichron-Yaakov-120-km-north-of-Gaza-362087
http://www.tehrantimes.com/oped/117238-dimona-israels-achilles-heel