¿Quién ha sido el mejor constructor de carreteras?

(tomado del Tesoro de la Juventud, el cual leía Melquíades en casa de Don Aureliano Buendía)

El mejor constructor de carreteras fue un escocés, Juan Loudon McAdam, que nació en Ayr, en septiembre de 1756, y murió en Dumfriesshire, en noviembre de 1836. Pasó su juventud en América, donde adquirió una fortuna; pero su regreso a Escocia, dedicó mucho tiempo a ensayar diversos sistemas de caminos.

Después de largos y costosos experimentos, descubrió que los mejores eran los construidos con capas delgadas de piedra dura machacadas, debiendo tener los pedazos, a ser posible, todos él mismo tamaño, y no pensar más de 170 g. Encargado del abastecimiento de los buques de guerra, en Falmouth, prosiguió sus experimentos a sus propias expensas. Por esta época se le confió la inspección de los caminos de los alrededores de Bristol. Todo el mundo hablaba ya de los caminos de McAdam, y, aunque tenía gran número de enemigos, no creían en su obra, el parlamento inglés examinó sus planes y declaró que eran buenos.

La generosa labor realizada por McAdam lo redujo a la indigencia. Recorrió más de 50,000 km de carreteras en la Gran Bretaña, haciendo constantes estudios en los cuales gastó de su propio peculio más de 5000 libras esterlinas. El parlamento recompensó sus trabajos con un premio de 10,000 libras y además le dio las gracias por ello.

A McAdam se deben los espléndidos caminos construidos en Inglaterra y en toda Europa. Hasta la invención de los ferrocarriles, eran estas las únicas vías terrestres con que contaba el comercio para realizar su tráfico. Su sistema se conserva aún hoy día, conociéndose con el nombre de McAdam, en memoria de su inventor.

Anuncios

¿De qué modo origina la luna las mareas?

(tomado del Tesoro de la Juventud, leído por Melquíades en casa de Aureliano Buendía)

Entre la tierra y la luna existe naturalmente esta misma atracción mutua; pero como la mayor parte de la tierra está cubierta de agua, y los líquidos no son rígidos, claro es que los efectos de esta atracción se harán especialmente sensibles sobre los distintos mares. Las aguas situadas en frente de la luna son atraídas por ella, y como la tierra gira constantemente sobre su eje, se comprende que una ola tremenda y alterosa debe caminar noche y día a través de los diversos océanos, siguiendo los movimientos de nuestro satélite.

¿De qué modo origina la luna las mareas? - Parte 1 ¿De qué modo origina la luna las mareas? - Parte 2

El primero de estos grabados nos da idea de cómo atraer la luna las aguas de la tierra, originando una pleamar en el casquete que mira hacia ella, y otra en el directamente opuesto, igualmente debida a la atracción de nuestro satélite ejerce sobre la tierra misma. El segundo grabado nos enseña que no es sólo la luna la que produce las mareas: el sol también influye en ellas, aunque con bastante menos fuerza, por hallarse mucho más distante. Cuando la atracción del sol y de la luna se ejercen en el mismo sentido, las mareas son más altas, y reciben el nombre de mareas vivas.